La batalla de Gettysburg: La Guerra Civil Estadounidense

Posted by admin on Apr 16, 2010 in Guerras civiles |
   

batalla-de-gettysburg

Escrito por Joaquín Toledo, especialista en historia del mundo, historia antigua y  con amplia experiencia en investigaciones sobre conflictos bélicos.

1863. La Guerra de Secesión desangraba el suelo estadounidense. En el este, los federales habían librado unas seis batallas importantes, y en, al menos cinco, salieron derrotados militar o tácticamente. La batalla de Antietam quizá fue una de esas excepciones. Los comandantes de la Unión, no tenían aquella misma estrategia en el combate  y a eso hay que sumarle mesura e inteligencia, que  era con la que contaba Lee, el gran líder militar confederado. Estaba claro que Estados Unidos necesitaba nutrir de moral a sus soldados y que mejor que con triunfos. Si bien los federales no se creían derrotados, estaba claro que las cosas no iban bien para ellos. Debía haber una batalla crucial que defina de una vez por toda la guerra, además de un triunfo contundente que de moral, y que demostrara a Lee y a los confederados que si bien los altos mando dirigen las batallas, son los soldados y los oficiales subalternos los que las pelean.


El antes de la batalla

Librada la batalla de Chancellorsville en la que Lee  y su ejército confederado salió triunfador humillando a los unionistas, el afamado y temido líder militar decidió invadir el norte para acabar con sus enemigos en su propia tierra. Era el segundo intento  y Lee se valdría de la oportunidad de que sus enemigos asediaban Vicksburg. El 3 de junio de 1863 parte desde Virginia, en Fredericksburg rumbo a su destino. Su ejército fue organizado en tres columnas, una de ellas, la tercera, estaba dirigida por Hill, el célebre general, héroe de Antietam; los confederados llevaban consigo unos 75 mil soldados, con caballería y su respectiva artillería. Por otra parte, los federales, estaban bajo el mando de Joseph Hooker en un inicio y luego de George G. Meade; tenían un total de 90 mil soldados, en infantería y caballería, además de artillería.  Ahora bien, a los seis días de avance, las tropas tuvieron su primer encuentro, fue entre caballerías. Los federales aniquilaron a casi todas las fuerzas enemigas, fue un duro revés para los confederados. Para mediados de junio el avance de los sureños continuó y entraron en Maryland derrotando a algunas guarniciones y atravesando el río Potomac. Una a una las tres columnas del ejército lo atravesaron, la primera fue la del teniente general Ewell; Hill y Longstreet le siguieron el día 25. Hooker, el líder militar unionista a cargo los siguió en días posteriores, aunque no era muy grande la distancia.

Lee iba confiado, pues a pesar de suponer que sobre él se cernía la desventaja numérica, confiaba en su destreza estratégica. Envió  caballería para reconocer la posición y fuerzas de sus enemigos  y también esparció sus tropas en un radio adecuado aunque peligroso. Y llegaba el 29 de junio y ya había soldados cruzando aquel río. Lee ordenaría  a los suyos prepararse para la inminente batalla concentrando  sus fuerzas alrededor de Cashtown al oeste de Gettysburg.

Dio la orden de no atacar hasta que él no lo dijera, sin embargo, al día siguiente, uno de los brigadieres generales de Hill, llamado J. Johnston Pettigrew se acercó a Gettysburg en donde se le informó que tropas de la unión llegaban por el sur de dicha ciudad. Regresó a Cashtown informando a Hill de lo enterado. Éste  ordenó un reconocimiento de la tropa enemiga, siempre con la orden de Lee  de no atacar. A las 5 de la mañana del 1 de julio, un general confederado llamado Heth junto con su división ya avanzaba hacia Gettysburg. Lo demás es historia.
El primer día de una batalla gloriosa
Buford, general de los federales se percató que los confederados estaban al sur donde también se hallaban algunos terrenos elevados, por ende, si estos llegaban a apostar allí su artillería sería fatal para los suyos. Buford marchó al oeste de Gettysburg para ganar algunas posiciones altas llamadas Herr Ridge, McPherson Ridge y Seminary Ridge. A las 7:30 de aquel 1 de julio una división confederada al mando de Heth avanzaba y encontró una ligera patrulla de caballería, no obstante opusieron gran resistencia. Los confederados hicieron retroceder a sus enemigos para las 10:30,  hora en el que fueron respaldados por refuerzos. Entonces en esta área, llamada Chambersburg Pike se produjo un primer enfrentamiento prolongando hasta las 12:30, cuando hubo una pausa, retomándose dos horas después.

Al norte de la ciudad de Gettysburg las tropas de ambos bandos ya se habían encontrado, de los confederados estaba Davis, mientras que el lado de  los federales estaba Cutler. En el sur, los sudistas atacaban bajo el mando de Archer, al federal Meredith, produciéndose un brutal combate en el que los primeros  capturaron  al mismo  Archer. La respuesta no se hizo esperar y nuevas tropas de confederados empujaron a Meredith a los bosques, Hill además sumó sus fuerzas llegando a los territorios del Lutheran Seminary y a las mismas calles de Gettysburg. Hasta ese momento las cosas iban muy igualadas. Al oeste de la ciudad el sudista Ewell marchó contra Cashtown contrario a lo que Lee había ordenado, ir hacia Gettysburg. Los unionistas estaban siendo presionados en múltiples frentes, sin embargo contaban con más soldados. En el norte y noroeste de Gettysburg, hacia las dos de la tarde, los sureños se anotan otro punto a su favor aniquilando sus tropas en estos frentes, pero a costa de grandes pérdidas. Los federales se retiraron hacia el sur de la ciudad, indignados y consternados, en Cementery Hill. Aquel día se habían perdido 25 mil sudistas y 18 mil federales. Todo fue una auténtica carnicería.

Segundo día
Mientras las tropas de la unión estaban al sur, Lee sin perder más tiempo movilizó a las suyas hacia el flanco izquierdo de sus enemigos, sigilosamente, en dirección nordeste. A continuación se produjo un ataque a varios puntos. Los federales retrocedieron sorprendidos por la arremetida, sin embargo,  los sureños no pudieron tomar un importante punto, la colina Little Round Top, punto estratégico que fue defendido heroicamente por los estadounidenses. Luego de todo un día de violentos enfrentamientos, a las 19 horas, Lee saca otra de sus as bajo la manga. Esta vez atacó el  flanco derecho de la Unión. El punto en cuestión fue otra colina, Culp´s Hill, los confederados sólo tomaron la parte baja de la misma, pues aquí también los federales dieron muestras de heroísmo resistiendo ante lo adverso.

Ya de noche las tropas de Lee siguieron hostigando a sus enemigos, esta vez en Cementery Hill.  Los federales retuvieron la posición este de dicho lugar y los confederados al mando de Early fueron obligadas a retirarse.


Tercer día…

Lee sabía que el único modo de derrotar era no dejar de presionar. El viernes 3 de julio, su subordinado Longstreet atacaría nuevamente el flanco izquierdo, y Ewell Culp´s Hill. Pero los federales ya habían tenido tiempo de pensar  y antes de que atacara Longstreet, la artillería martilleó a los confederados en Culp´s Hill. Pero estos no estaban dispuestos a dejar así como así su posición y se entabló un combate entre ambas tropas que se prolongó casi por siete horas, hasta las siete de la mañana. El plan de Lee estaba desbaratado y él no podía reemplazar a sus fatigados soldados con tanta facilidad, además no se encontraba peleando en su suelo. Como buen estratega, modificó el plan inicial, esta vez Longstreet atacaría a la derecha del centro de la línea de los federales. Antes de ello hubo un preludio basado en plomo de artillería de ambos bandos, unos para debilitar la línea, los otros para defenderla a muerte.

Veamos. Aproximadamente a la 1 de la tarde, unos 170 cañones de la Confederación bombardearon a los norteños. Estos no respondieron el ataque y resistieron. Pasados 15 minutos 80 cañones federales se sumaron a aquella orquesta de fuego. Luego de dos horas de intercambios, los sudistas empezaron a quedarse sin munición. Era la hora de la infantería…y del ataque final. Unos 12500 soldados confederados avanzaron hacia los unionistas atrincherados en Cemetery Ridge. A este acontecimiento se le conoce como La Carga de Pickett. La artillería federal, sabiamente puesta en un lateral, además de los disparos de los soldados de la unión causó una masacre en filas confederadas. Sólo la mitad volvió con vida. Los refuerzos de la unión compensaron por mucho sus pérdidas.

En otros puntos hubo encuentros entre caballerías de ambos bandos. A unos 5 km de Gettusburg se produjo un épico encuentro que culminó en un combate cuerpo a cuerpo con sables, los confederados perdieron aquella batalla, y con esto la esperanza de atacar a la infantería enemiga por la retaguardia. Así culminaba aquella batalla, con una derrota agria para Lee, pues no había podido derrotar a la Unión ni hacerla retroceder significativamente en sus posiciones, eso sin contar las cuantiosas pérdidas, nada más y nada menos que unas 7 mil bajas aquel último día. Los federales estaban muy exhaustos como para perseguir al célebre Lee, mientras éste se retiraba acongojado y con el resto de sus tropas desmoralizadas, a sabiendas que aquella batalla le había costado ya, la guerra.

Related Posts with Thumbnails

Tags:

Copyright © 2014 Historia Mundo All rights reserved.